Actualizado 5 septiembre, 2021 por Equipo de ENE

A estas alturas nadie debería dudar que la imagen de marca es una de las partes fundamentales de la estrategia de marketing que llevará a una empresa al éxito comercial en internet. Para definirla se suele acudir a una serie de puntos que la definen con claridad.

La marca de una organización incluye tanto el nombre como el término que se utilizará para referirse a ella. También será importante el diseño, el o los símbolos combinados que identifiquen los servicios o productos que ofrezca y sean capaces de diferenciarla de la competencia. Por otra parte, la marca también se puede definir en relación al conjunto de valores y características que los consumidores y/o usuarios asocian a la propia empresa o al conjunto de sus productos.

La imagen de marca, por su parte, está compuesta por una serie de elementos representativos de los valores que se quiere transmitir al cliente potencial. Su objetivo es hacer que la firma permanezca en la mente y en el deseo de estos a la hora de consumir un producto o servicio asociado.

Elementos que definen la imagen de marca y trasladan confianza al consumidor

Aunque sea la calidad de los productos y sus servicios lo que le da importancia y durabilidad a una empresa dentro de su sector, la diferenciación de la competencia es fundamental. En este sentido, el diseñador contratado para crear la imagen de marca de una empresa debe encontrar el conjunto de factores que logren emocionar, sentir y transmitir los valores de la organización a través de su campo visual, además de una buena estrategia de branding.

Estos son los elementos que hay que crear para una imagen de marca.

1.      La identidad visual

En el plano visual se debe tener un logotipo actualizado y adecuado al sector y a la empresa. Se debe definir la gama de colores, tipología de letra, mensajes y slogans que se utilicen siempre que la marca aparezca en cualquier lugar.

2.      Presencia online

Así mismo, deberá cuidar tanto la apariencia en las redes con la creación de una web con los colores y tipologías corporativas, para dar una imagen actual de la organización y actividad en las redes bajo una misma línea editorial.

3.      Aparición en los espacios físicos.

En relación a estas apariciones en entornos físicos como en espacios publicitarios a pie de calle, exposiciones, ferias… es habitual hacer uso de la cartelería y de la papelería, contando con tarjetas de visitas, carpetas y demás material de oficina corporativo, al menos para presentar las propuestas.

Los uniformes también forman parte de esos aspectos formales que siempre tienen que tenerse en cuenta para ofrecer una imagen de profesionalidad, equipo y unidad. El estilo y diseño debe transmitir los valores de la empresa al igual que el resto de los recursos corporativos. Las placas identificativas o identificadores, por su parte, son elementos distintivos que no hay que olvidar, útiles para reconocer a los empleados de cara a los clientes, ya que los humaniza, al mismo tiempo que transmite una imagen de profesionalidad de gran valor.

4.      Rotulación

Por último, pero no menos importante, los locales y coches de empresa deben estar rotulados en los casos que proceda. Siempre de forma que garantice la identidad visual predefinida que se creó para diferenciarse de la competencia y captar la atención del target.

Algunas ventajas de crear una buena imagen de marca

No es poco el provecho que las empresas sacarán de la creación de una sólida y bien estructurada imagen de marca, además, no tardarán en llegar, ya que el impacto que ofrece es prácticamente inmediato.

Prestigio, importancia, notoriedad

Los beneficios directos que una completa y bien elaborada imagen de marca ofrece a una empresa son, en primer lugar, el aumento de importancia, notoriedad y prestigio. La organización o el negocio será rápidamente reconocido. Se creará una diferenciación de la competencia e identidad social, posicionándola a un nivel por encima de las demás empresas que operan en el mismo sector. La imagen de marca suma valor añadido al servicio o producto que se ofrece.

Mejora de la satisfacción en los trabajadores

Por otro lado, mejora la capacidad de trabajo y el rendimiento de los empleados, su compromiso, lealtad y satisfacción, mejorando con ello su calidad de vida. Todo esto proporciona un ambiente de trabajo mucho más productivo. Además, el empleado transmitirá su percepción positiva de la organización a sus amigos, familiares y conocidos.

Fidelización de los clientes y proveedores

Otra ventaja importante que ofrece un trabajo bien hecho en este aspecto es la fidelización de los clientes, ya que es capaz de crear una serie de vínculos con sus usuarios y consumidores que trasciende a lo meramente profesional. Al entrar un factor más emocional y personal, las personas se sienten identificadas con la empresa, por lo que es mucho más difícil que las abandonen por otra de la competencia. Del mismo o similar modo actúa con los proveedores, que se sentirán más seguros y cómodos trabajando con una compañía que sabe transmitir sus valores a través de la imagen y es bien recibida por el público en general.

Relevancia en los medios

Sin lugar a dudas, una buena imagen de marca repercutirá en el interés de la prensa, se tendrán más oportunidades de salir en los medios, e incluso se sentirán atraídos para utilizar la marca en alguna de sus historias.

Interés para los inversores

Por último, una imagen eficaz, junto a una buena reputación y eficacia profesional, será un atractivo para posibles inversores, son puntos que suman y hacen que se confíe en un proyecto determinado.

El equipo de El Nuevo Entrepreneur está comprometido contigo para ayudarte a impulsar tu negocio online en sus 4 fases: Planificar, Emprender, Promover y Escalar